22 de agosto de 2017

Las Ramblas / Les Rambles, por Miquel Bassols

Mosaico de Joan Miró a Las Ramblas de Barcelona
Lo real de la muerte es siempre igual, idéntico a sí mismo, impensable, sin nombre ni apellidos, sin imagen, sin ningún tipo de sentido que podamos encontrarle. Es así, simplemente, porque lo real de la muerte excluye al sujeto, al ser que habla, de su reino oscuro. La muerte, decía Jacques Lacan, es del dominio de la fe. Creemos en ella, incluso cuando la renegamos, aunque no sepamos nada de ella, creemos en ella para intentar dar un sentido, por mínimo que sea, a esta identidad impensable de lo real de la muerte.

Por el contrario, los muertos no son nunca iguales, cada uno es diferente a otro, cada uno con un nombre y un apellido, con una historia escrita o por escribirse, cada uno tan singular como cada ser que habla. Los muertos existen como un hecho de discurso, sobreviven como un efecto de lenguaje allí donde la muerte, impensable, los ha ausentado de sí mismos.

Cuando la muerte irrumpe en el ser que habla de un modo más o menos súbito, imprevisto, entonces hablamos de “víctima”. Esto iguala demasiado rápidamente un muerto a otro, lo sustrae del discurso en el cual ha vivido para representarse en él. Curiosamente esto nos calma un poco ante lo real de la muerte pero también nos hace sentir de inmediato que cada uno de nosotros puede ser también una víctima. Pensamos: yo podría haber estado allí y ahora no estaría aquí, ausente de mí mismo para siempre. Es decir, nos identificamos con la víctima. Entonces es conveniente recordar que aquel muerto tiene un nombre y un apellido, que tiene una historia escrita o por escribir, que es preciso devolverle la singularidad que ha tenido como ser que habla y que el nombre de víctima le arrebata.

Ser que habla, esta expresión es un pleonasmo —recordaba Lacan— porque sólo hay ser en el lenguaje, sólo hay ser de palabra, por el hecho de que se diga y se crea ser. ¡Ah, si aquel muerto pudiera hablar, eso le devolvería el ser, su singularidad ante lo real de la muerte! A veces hablamos por él y así negamos la muerte que lo ha hecho ausente de sí mismo, pero es la manera que tenemos de hacerle un lugar entre los vivos.

Todo esto es lo que he pensado hoy cuando he leído una nota del Gobierno de Cataluña después del terrible atentado de ayer en Las Ramblas de Barcelona. La nota listaba las treinta y cuatro nacionalidades de las personas afectadas, víctimas mortales y heridos, por el cruel atentado. Hay que leer el listado: alemana, algeriana, argentina, australiana, austríaca, belga, marroquí, canadiense, china, colombiana, rumanesa, venezolana, cubana, ecuatoriana, egipcia, española, norteamericana, filipina, francesa, británica, griega, holandesa, taiwanesa, hondureña, húngara, irlandesa, italiana, kuwaití, macedonia, mauritana, pakistaní, peruana, dominicana, turca. Es algo, por supuesto, que quien había escogido el lugar y la hora para hacer el atentado había tenido muy en cuenta, de modo de éste tuviera la mayor repercusión posible internacionalmente. Y, en efecto, lo ha conseguido.
 
He pensado entonces que el acto asesino y masivo, gobernado por el imperativo loco del Uno absoluto, iba dirigido, fundamentalmente y con toda certeza, a anular de manera indiscriminada toda esta diversidad de nombres y apellidos, de historias escritas y por escribir, de singularidades diversas de los seres que hablan. No le habría importado que entre ellos hubiera, como se suele decir, “uno de los suyos”, para hacer más presente este Uno absoluto que los iguala y los anula en nombre de la muerte imposible de pensar.

En nombre del Uno absoluto se puede mercadear con lo real de la muerte y anular la singularidad de cada muerte, de cada ser que habla, incluso de la propia muerte para seguir viviendo sin querer saber nada de ella.

Esta es la batalla: hacer aparecer lo real de la muerte y la singularidad de cada ser que habla ante el discurso del Uno que las confunde en la nada cuando quiere encontrarle, él también, un sentido.

También en Las Ramblas.


18 de Agosto de 2017

Este texto, escrito a vuelatecla, es una contribución a Rel i Llamp. Podéis responder, comentar o enviar otros textos al Blog de Rel i Llamp: relillamp@gmail.com






Les Rambles
Mosaic de Joan Miró a Les Rambles de Barcelona


(Leer texto en castellano) 

El real de la mort és sempre igual, idèntic a si mateix, impensable, sense nom ni cognoms, sense imatge, sense cap mena de sentit que li puguem trobar. És així, simplement, perquè el real de la mort exclou el subjecte, l’ésser que parla, del seu regne obscur. La mort, deia Jacques Lacan, és del domini de la fe. Hi creiem, renegant-la i tot, encara que no en sabem res, hi creiem per mirar de donar un sentit, per mínim que sigui, a aquesta identitat impensable del real de la mort.

Per contra, els morts no són mai iguals, cadascun és diferent a un altre, cadascun amb un nom i un cognom, amb una història escrita o per escriure’s, cadascun tan singular com cada ésser que parla. Els morts existeixen com un fet de discurs, sobreviuen com un efecte del llenguatge allà on la mort, impensable, els ha absentat ja de si mateixos.

Quan la mort irromp en l’esser que parla d’una manera més o menys sobtada, imprevista, aleshores parlem de “víctima”. Això iguala massa ràpidament un mort a un altre, el sostreu del discurs en el qual ha viscut per representar-s´hi. Curiosament això ens calma una mica davant del real de la mort però també ens fa sentir tot seguit que cadascú de nosaltres pot ser també una víctima. Pensem: jo podria haver estat allà i ara no hi seria, absent de mi mateix per sempre. És a dir, ens identifiquem amb la víctima. Aleshores va bé de recordar que aquell mort té un nom i un cognom, que té una història escrita o per escriure’s, que cal retornar-li la singularitat que ha tingut com a ésser que parla i que el nom de víctima li arrabassa.

Ésser que parla, això és un pleonasme —recordava Lacan— perquè només hi ha ésser en el llenguatge, només hi ha ésser de paraula, pel fet que es digui i es cregui ésser. ¡Ah, si aquell mort pogués parlar, això li retornaria l’ésser, la seva singularitat davant del real de la mort! A voltes parlem per ell i així neguem la mort que l’ha fet absent de si mateix, però és la manera que tenim de fer-li un lloc entre els vius.

Tot això és el que he pensat avui quan he llegit una nota del Govern de Catalunya després del terrible atemptat d’ahir a Les Rambles de Barcelona. La nota llistava les trenta quatre nacionalitats de les persones afectades, víctimes mortals i ferits, pel cruel atemptat. Cal llegir el llistat: alemanya, algeriana, argentina, australiana, austríaca, belga, marroquina, canadenca, xina, colombiana, romanesa, veneçolana, cubana, equatoriana, egípcia, espanyola, nord-americana, filipina, francesa, britànica, grega, holandesa, taiwanesa, hondurenya, hongaresa, irlandesa, italiana, kuwaití, macedònia, mauritana, pakistanesa, peruana, dominicana, turca. Això, esclar, ho havia tingut molt bé en compte el qui havia escollit el lloc i l’hora per fer l’atemptat, de manera que tingués la repercussió més alta possible internacionalment. I de ben segur que ho ha aconseguit.

Aleshores he pensat que l’acte assassí i massiu, governat per l’imperatiu boig de l’U absolut anava dirigit, fonamentalment i amb tota certesa, a anul·lar de manera indiscriminada tota aquesta diversitat de noms i cognoms, d’històries escrites i per escriure, de singularitats diverses dels éssers que parlen. No li hauria importat que entre ells hi hagués, com se sol dir, “un dels seus”, per fer més present aquest U absolut que els iguala i esborra en nom de la mort impossible de pensar.

En nom de l’U absolut es pot mercadejar amb el real de la mort i anul·lar la singularitat de cada mort, de cada ésser que parla, fins i tot de la pròpia mort per seguir sense voler saber-ne res. Aquesta és la batalla: fer aparèixer el real de la mort i la singularitat de cada ésser que parla enfront del discurs de l’U que els confon en el no-res quan vol trobar-li, ell també, un sentit.

També a Les Rambles.


18 d’Agost de 2017

Aquest breu text, escrit a rajatecla, és una contribució a Rel i Llamp. Podeu respondre, comentar o enviar-ne uns altres al Blog de Rel i Llamp: relillamp@gmail.com

FROM: DESESCRITS 

20 de agosto de 2017

La autoridad que emana del consumo, por Gustavo Stiglitz





Mercedes Ávila publicó:"Gustavo Stiglitz   Es muy importante instalar en cada uno, padre, madre o simplemente un interesado en el tema, la pregunta ¿qué es un niño hoy? y más particularmente, ¿quién es el niño que vive conmigo?, ¿qué tanto lo conozco? La familia es el lug"





Es muy importante instalar en cada uno, padre, madre o simplemente un interesado en el tema, la pregunta ¿qué es un niño hoy? y más particularmente, ¿quién es el niño que vive conmigo?, ¿qué tanto lo conozco?
 
La familia es el lugar que recibe al recién nacido y que le transmite un nombre, todos los cuidados necesarios incluida la transmisión del lenguaje y una manera de hablar. También es la familia la que transmite la idea de qué es lo que está permitido y lo que no.

La ciencia, la técnica y el mercado tienen mucho que ver con los cambios que se vienen produciendo en la familia. El Derecho acompaña dichos cambios para regular en lo posible lo nuevo, pero siempre hay algo que se escapa y sorprende.

La mayoría de los programas de tv para niños son dibujos. En cambio, las publicidades que se les dirigen no. Las investigaciones marketing señalan que el segmento 8-13 años es muy importante en la agenda de consumo en una familia. Entonces, el cuerpo del niño no aparece mucho en la programación, pero sí en la propaganda. Es decir, es claro que es tomado como sujeto comercial, más que como sujeto cultural.

¿Cuál es el trasfondo de esto? El compromiso tanto de la ciencia y la técnica, que permite que las publicidades nos entren junto con las comidas a través de la TV, como el mercado que toma a los niños como seres consumidores. En toda configuración familiar, lo que interesa es a qué lugar y con qué función ha ido a parar el pequeño. ¿Es hijo de un deseo decidido? ¿De una contingencia feliz o trágica? ¿Ha venido como efecto de un deseo amoroso o a tapar lo que no anda en la pareja de los padres? Y si es así, ¿de qué manera?

Se dice que una sociedad muestra sus características más profundas por el modo en que responde y trata los problemas y los síntomas de sus niños y jóvenes. Una característica de nuestras sociedades en occidente es que, silenciosa e imperceptiblemente, han cambiado profundamente la concepción de lo que ocurre a niños y jóvenes. El fenómeno es comparable a lo que nos pasa a los adultos frente al espejo. Todo va bien hasta que de pronto, un día en un instante determinado, aparece esa marquita en el rostro, esa pielcita en el brazo que antes no estaba. Disculpen por recordarlo. ¡Cuándo ocurrió eso! ¡Pero si antes no estaba! ¿Cómo apareció así, de la nada? Esa es justamente la cuestión. No apareció de la nada. Se vino gestando desde que nacimos, imperceptible pero sin pausa, hasta que, un buen día, en un instante, se mostró.

En cuanto a la idea sobre la infancia y a lo que esperamos de los niños, también estamos ante una transformación que implacablemente fue operando ante nuestras narices y solo algunos pocos se fueron dando cuenta de ello. Uno de los efectos más impactantes de esa transformación consiste en que se han trastocado los lugares familiares y, aunque esos lugares sigan siendo padre-madre-niño, la autoridad ha cambiado de sitio.

Las presiones del mercado y el acceso a las nuevas tecnologías han producido una desviación que resumiré así: los signos y las pruebas de amor que un niño espera de sus padres, se reducen a si éstos responden o no a sus demandas, a sus pedidos de satisfacer sus apetitos de consumo. Lo que era del orden del deseo que es el motor para el desarrollo de una vida, se ha aplastado sobre el orden de la demanda, como si todo se redujera a pedir, dar, recibir por puro capricho. De esta manera, ¿dónde recae la autoridad? ¡En el niño! Sí, en él que con sus pedidos pone a los padres en aprietos porque ellos mismos están sometidos por las presiones del mercado y las exigencias de la vida contemporánea. Es decir, ya no son más los ideales de la tradición los que comandan las relaciones de autoridad, sino los objetos que se demandan cada vez más porque, a la vez, ninguno de ellos colma lo que promete.

Un comportamiento no es necesariamente una enfermedad. Hay infinitas causas para que una persona de la edad que sea responda con un comportamiento y no con otro. La asociación entre las clasificaciones y la industria farmacéutica constituye un poderoso tándem del que la medicina se sirve a la hora de responder con rapidez -una exigencia muy de actualidad- a la angustia de los padres frente a lo que no anda bien en los hijos. El encuentro con un psicoanalista es la manera de ir más allá de este malentendido y de recobrar la dimensión del deseo, dos cuestiones fundamentales para que un niño o adolescente encuentre la buena manera de insertarse en el mundo que le toca vivir.
bansky-consumo

(2015)

Fuente: Página 12



From:

19 de agosto de 2017

Attentats de Barcelone : Communiqué du conseil de l’ECF


midite publicó:"Nos pensées les plus chaleureuses accompagnent les victimes et leurs proches ainsi que la population espagnole après les attentats effroyables perpétrés par des terroristes à Barcelone et en Catalogne hier. Dans l'épreuve qu'ils traversent, l'ECF apporte"

Entrada nueva en Psychanalyse en Midi-Pyrénées

Attentats de Barcelone : Communiqué du conseil de l'ECF

por midite
Nos pensées les plus chaleureuses accompagnent les victimes et leurs proches ainsi que la population espagnole après les attentats effroyables perpétrés par des terroristes à Barcelone et en Catalogne hier. Dans l'épreuve qu'ils traversent, l'ECF apporte son soutien à nos collègues et amis catalans et espagnols et les assure de son entière solidarité dans ce moment où […]


17 de agosto de 2017

“Hay que repensar todas las políticas transformadoras desde lógicas diferentes a las capitalistas”, entrevista a Jorge Alemán en Alfilo, por Daniel Saur


En términos políticos, ¿cómo caracterizarías el presente del capitalismo?

Se ha generado un nuevo orden, un nuevo mundo, una nueva forma de concebir el mundo, una nueva racionalidad que lo estructura y eso no se agota en una formación política o una coyuntura. Si se quiere pensar lo político hasta las últimas consecuencias, el escenario se ha vuelto sumamente complejo, ya es todo un asunto saber plantear el problema de modo pertinente. Vivimos en un tiempo donde la palabra revolución quedó excluida de la gramática política, la revolución implicaba un corte con respecto al capitalismo, había un sujeto histórico destinado a realizar ese corte y había una ley histórica que iba a efectuar el corte. Yo pertenecí a una generación donde la historia misma se iba a encargar de terminar con el capitalismo, la historia misma sabía a donde iba, sabía cumplir con su objetivo; algunos podían obstaculizarla, demorarla… Pero eso ha quedado absolutamente ineficaz desde todo punto de vista, simbólico, ideológico, político. No hay un después del capitalismo, no hay nada que se pueda nombrar como exterior al capitalismo, no hay nada que se pueda identificar que no esté capturado en su lógica; por lo tanto, hay que repensar todas las políticas transformadoras desde lógicas diferentes.

Tienes una producción muy interesante para pensar al neoliberalismo como torsión del capitalismo, ¿por qué es tan efectivo el neoliberalismo frente a otras formas de pensamiento vinculadas a horizontes libertarios o emancipadores?

El proyecto neoliberal puede hacer parecer antigua a cualquier otra cosa, el sueño neoliberal es dormir en el grado cero de la política, que no te interrumpa nada, que no te perturbe nada, ni te interpele nada que tenga que ver con las herencias, los legados, pertenecer a una causa, todo eso se presenta antiguo para el neoliberalismo. Se pretende vivir en un presente absoluto y maximizar tu vida como capital humano, entregarte a una lógica de rendimiento, donde tu propia vida es vista como capital humano. Frente a eso, donde hay que ser emprendedor de si mismo, lo nacional y popular es una antigualla. Por otro lado, el neoliberalismo es lo suficientemente complejo para sostener que se remite a lo privado, es falso, ya se apropió del Estado, es una política de Estado. Es falso que solo quiere beneficiar lo privado, tiene regímenes con protocolos y competencias en los lugares públicos, es un proyecto muy ambicioso. Frente a eso, anteponer de manera dogmático lo nacional y popular es un poco apresurado... Siga leyendo.

15 de agosto de 2017

Lacan Cotidiano. Sobre o populismo, por Cristiane Alberti


                                                              
                                           ​



EDITORIAL
Christiane Alberti
«Só existe isso: o laço social»

A Escola da Causa Freudiana envolveu-se decididamente em um combate que visou fazer barreira à eleição de Marine Le Pen, por ocasião da recente eleição presidencial. Tratava-se, para os psicanalistas, de intervir no debate público para evocar as raízes históricas da Frente Nacional e seus vínculos atuais com o fascismo e os neonazistas.

 Sem entrar na discussão dos programas e da política partidária, foi um ponto de vista ético que nos levou a extrair consequências, particularmente sobre a abstenção e o voto em branco. Foi, digamos, um princípio de realismo superior que nos guiou em cada etapa desta campanha. Ele consiste em se vincular às condições concretas, práticas de realização da coisa esperada, não obstante todos os obstáculos que se apresentaram [cf. a moral objetiva em Hegel (1)].

 Nossa responsabilidade estava envolvida, uma vez que se tratava não apenas de aderir à opinião esclarecida, mas também, em parte, de trabalhar para constituí-la. E foi exatamente a partir de nossa condição de psicanalistas, que nos leva a enfrentar o recalque, que tomamos posição publicamente: enfrentar a inclinação natural atual que repousa sobre o esquecimento do passado mais sombrio. 

O populismo
A questão do populismo foi central. Nós havíamos nos deparado com o perigo que ele representa sob suas diferentes formas, e mensurado a que ponto ele havia penetrado nos espíritos: fosse a tendência oriunda da corrente propriamente anti luzes, ou ainda aquela do protesto romântico tão caro à França.

 Em seu trabalho sobre a ameaça populista, Jan-Werner Müller (2) nos propõe voltar a seu próprio fundamento: o confisco ilegítimo do povo, mais essencial do que a crítica das elites. Seus líderes afirmam sempre serem os únicos representantes do «verdadeiro povo» («das gentes verdadeiras»), ou da maioria silenciosa. Este povo está de fato desrealizado e humilhado. O populismo pratica a humilhação permanente de um povo a ser salvo. É o resto, como aquilo que Lacan designava o que foi o desastre moral dos anos sombrios: «A humilhação de nosso tempo pelos inimigos do gênero humano (3)».

 Sobretudo: o monopólio moral que os populistas reivindicam engendra uma dupla exclusão, perigosa para a democracia. Primeiramente, todos os outros partidos são ilegítimos e corrompidos. Em segundo lugar, é da própria natureza do populismo praticar a exclusão de uma parte do povo, definitivamente sempre suspeita de não pertencer à humanidade.

 Dito de outra maneira, a guerra civil (o maior de todos os males, segundo Pascal) está no horizonte de todo populismo que exacerba a pulsão de morte sob as categorias da pulsão segregativa. 

O Estado de Direito
É esta perspectiva que especialmente nos conduziu a opor ao populismo a referência ao Estado de Direito. É do direito que o povo extrai sua definição, e sua norma reside na forma da lei. O Estado não é, aqui, assimilável à potência (à força, à violência), mas ao direito e à lei – obras humanas incessantemente em movimento, compensação à vox populi –, se quisermos considerar como Blandine Kriegel (4), para quem o Estado moderno não procede do império romano germânico, mas da renovação republicana dos reinados da Renascença. Ele é uma criação permanente que não pertence a ninguém, mas a todos, uma instituição que não existe além, mas por e para os indivíduos

 Em todo caso, é útil se interrogar sobre o Estado de Direito hoje, em um momento em que se vê ressurgirem as recolocações em causa da teoria da representação e do parlamentarismo, bem como dos projetos pouco confiáveis dos regimes constitucionais alternativos. De resto, esta crítica é antiga e sempre acompanhou a teoria do Estado moderno. 

O laço entre os que falam
Não se tratava somente de defender o Estado de Direito porque ele condiciona a prática da psicanálise. Esta referência ao político, ao discurso do mestre que se instaura da emergência do Estado, é de um outro âmbito. Ela parte também do discurso analítico, caso queiramos fazer da psicanálise o campo de um exercício mais amplo do que aquele do tratamento. Eu gostaria de dizer em quê.

 É a partir da experiência da análise que se pode apostar nos recursos do discurso, que não é nada mais do que «o laço entre os que falam». A política é, no fundo, o laço social. E é nossa arma frente à pulsão de morte: «Afinal de contas, só existe isso, o laço social» (5), sublinha Lacan, ou seja, o que faz os corpos manterem-se juntos, enquanto, ao contrário, seu gozo gera a segregação.

 Esta consideração do laço social se faz a partir do discurso analítico, ou seja, às avessas do político, às avessas de um exercício de dominação. A experiência de uma análise leva a se distanciar das identificações de massa (sempre segregativas) para se considerar, antes, as múltiplas escolhas do desejo ou do gozo. Sempre de-segregativa, ela leva a apostar que o coletivo pode conquistar um lugar nesta pluralidade: o Um da inclusão do múltiplo, e não o Um da exclusão do múltiplo. Neste sentido, a psicanálise quer o político.

 E é precisamente porque, no tratamento, acaba-se por encontrar o ponto em que o Outro não existe, o ponto em que os recursos do simbólico empalidecem, que, uma vez atingido este ponto, tem-se um retorno ao laço social dentro da relação com o Outro, que se efetua no sentido em que se coloca a responsabilidade do Outro a ser inventado. Salvo se for para ser resolvido pelo mais estéril cinismo. Uma análise não faz ir do pai (père) ao pior (pire), a essa espécie de niilismo presente no populismo.


Isso dá aos psicanalistas uma responsabilidade nova em um contexto de diluição do laço social, de todas as bases fundadoras do coletivo. O que é «imbecil» no populismo são precisamente os significantes-mestres que não fazem laço, as injunções, cortes do saber. E o vislumbre do saber é crucial em um contexto em que nossos políticos se deixam facilmente fascinar pelo S1, especialmente o da avaliação e o do cientificismo.

 É em uma prática política a ser inventada passo a passo que a psicanálise torna-se apta a contribuir de maneira útil para o exercício de um discurso do mestre que seria «um pouco menos idiota(6)», como Lacan parece denominar, de própria voz, em sua Conferência em Milão, 1972. Dar todo o seu alcance a este aforisma de Lacan, fazer dele uma perspectiva é, portanto, algo a ser seriamente considerado. 

Este texto foi pronunciado no domingo, 2 de julho, por ocasião do Fórum organizado no âmbito do 4o Congresso Europeu de Psicanálise, PIPOL 8. O Fórum tinha como título:La montée du populisme en Europe: quelle réponse des politiques, des intellectuels et des psychanalystes?/A ascensão do populismo na Europa: qual a resposta dos políticos, dos intelectuais e dos psicanalistas?

1: «O Estado é a realidade em ato da ideia moral objetiva» (Hegel, Princípios da Filosofia do Direito, 1821).
2: Müller J.-W., Qu'est-ce-que le populisme? Définir enfin la menace, Premier Parallèle, 2016.
3: Lacan, J, Écrits, Paris, Seuil, 1966, p. 150.
4: Cf. Kriegel B., État de droit ou Empire ?, Bayard, 2002.
5: Lacan J., Le Séminaire Livre XX, Encore, Paris, Seuil, 1975, p. 51.
6: Lacan J., «Du discours psychanalytique», Lacan in Italia, En Italie Lacan, 1953-1978, La Salamandra, 1978, p. 47.


Tradução: Adriano Messias
Revisão: Maria do Carmo Dias Batista




13 de agosto de 2017

O SEMANÁRIO da Escola Brasileira de Psicanalise - Minas Gerais


14 de agosto de 2017 | A Escola e o Mundos | Aberta ao Público - Entrada Franca

Image
17 de agosto
O VIVO, PEDAÇO DE REAL ENCONTRADO NA EXPERIÊNCIA ANALÍTICA, SOB TRANSFERÊNCIA.
1º TESTEMUNHO — A voz Opaca Convidada: María Cristina Giraldo (AE/NEL/AMP)
Com Ana Lydia Santiago




Image
18 de agosto
Seminário: A SEXUALIDADE NA CONTEMPORANEIDADE
Com Margareth Ferraz


Image
18 de Agosto, 
em São Paulo. 
Faça sua Inscrição!
Fórum: Estado de Direito e Corrupção. O real da psicanálise é a nossa moeda.



Image
19 de Agosto
Seminário Clínico: Há-Um (Yad'lUn)
Com Márcia Rosa


Image
"Que antes renuncie a isso, portanto, quem não alcançar em seu horizonte a subjetividade de sua época."
(J. LACAN)
Image
Semanário da Escola Brasileira de Psicanálise - Seção Minas
Editora Responsável: Fernanda Otoni-Brisset
Editores: Rachel Botrel, Sérgio de Castro, Sérgio de Mattos
Redação e Publicação: Fernanda Costa e Miguel Antunes
Assistentes: Júlia de Sena Machado e Francisco Matheus de Barros
Designer: Bruno Senna 
Facebook
Twitter
Blogger
Instagram